INFORMES PEN


Estado de la Nación

Estado de la Región

INFORMES PEN

ENmobileERmobileEEmobileECTImobileEJmobile

  • Un total de 562. 742 hectáreas de humedales carecen de compromiso para su conservación.
  • No se cumple compromiso internacional asumido para la protección de los doce sitios Ramsar, humedales que cubren el 7% del territorio nacional

Costa Rica muestra resultados disímiles en cuanto a la conservación de sus recursos naturales. Una de las debilidades que muestra el país en esta materia se refiere a la conservación de humedales.

El compromiso asumido para la protección de los 12 humedales de importancia internacional está lejano a cumplirse.

Los humedales Caño Negro, Palo Verde, Tamarindo, Gandoca-Manzanillo, Térraba-Sierpe, Caribe noreste, Isla del Coco, laguna Respingue, manglar de Potrero Grande, cuenca del embalse Arenal, turberas de Talamanca y Maquenque,   presentan daños que ponen en peligro la integridad y permanencia en el largo plazo de sus áreas.

Según Leonardo Merino, del Programa Estado de la Nación, parte del problema deriva de que el país no ha logrado darle a este tipo de ecosistema su carácter real como objeto de protección.

A diferencia de los mecanismos formales como los parques nacionales o reservas biológicas, los humedales carecen de medidas efectivas para minimizar el impacto de la actividad humana que les rodea, o incluso que se realiza dentro del ecosistema.

 

Según los  últimos hallazgos del XVIII Informe Estado de la Nación, los impactos sobre estos ecosistemas son un problema recurrente. Por ejemplo, en 1993 el humedal Palo Verde fue incluido en el Registro Montreux de la Convención Ramsar, por cambios negativos en su ecología, y hasta la fecha no se ha planteado una estrategia para excluirlo de esa lista. A ello se le suma recientemente el humedal Caletas. Este humedal, ubicado en Guanacaste, recibió el “Globo Gris” que otorga la organización World Wetland Network, como una llamada de atención sobre la falta de acciones y políticas concretas para salvar dicho ecosistema, afectado por los drenajes agrícolas de la siembra de arroz.

El humedal Caribe noreste se encuentra en la misma situación,  debido a la destrucción de 225 hectáreas que causaron los trabajos realizados por el gobierno de Nicaragua en el área de Isla Calero- Isla Portillo.

De acuerdo con  datos del capítulo “Armonía con la Naturaleza”, durante el 2011, una de cada diez denuncias presentadas al Tribunal Ambiental Administrativo se debió a la afectación de humedales. La Contraloría General de la República  encontró cultivos de cítricos, piña, caña de azúcar, raíces y tubérculos en terrenos colindantes con los humedales de Caño Negro y Térraba- Sierpe, con el riesgo asociado de arrastre de plaguicidas y erosión de suelos.

Posición intermedia en conservación marina
 
En cuanto a la conservación marina, de acuerdo con datos arrojados a través del “índice de salud de los océanos” de la fundación Conservation International, Costa Rica obtuvo un valor total promedio de 61 puntos (sobre 100) y ocupó la posición 38 a nivel global.  El “índice de salud de los océanos” evalúa diez metas representativas de la gama de beneficios que un océano saludable proporciona a las personas. El valor total obtenido por cada país es el promedio de sus calificaciones, y estas se comparan entre las 171 naciones evaluadas.

Solamente cuatro de las diez metas examinadas, obtuvieron puntuaciones superiores a 70. Las metas peor calificadas fueron provisión de alimentos, turismo y recreación.

Merino considera que este resultado es una llamada de atención sobre la urgencia de ampliar los esfuerzos de conservación realizados por el país en el territorio continental, hacia las zonas marinas, escasamente protegidas y objeto de fuertes presiones por el uso de sus recursos, el limitado control de la pesca y el impacto de las actividades costeras poco planificadas.

En términos relativos todavía hay grandes vacíos de conservación en este ámbito. Solo el 3,2% de la zona económica exclusiva tiene algún tipo de resguardo. 

Con respecto al involucramiento de las comunidades en estos esfuerzos, un estudio de Coopesolidar, realizado entre el 2011 y el 2012, encontró que hay importantes tareas pendientes para poder cumplir las metas de protección con un enfoque participativo.

El tema de la protección marina es reciente, y pese a los importantes esfuerzos que se han realizado, no se están cumpliendo los objetivos planteados. Los debates entre los sectores involucrados muestran tensiones con respecto a la forma, visión, gobernanza e instrumentos para asegurar la conservación en el largo plazo de la diversidad marina.

 

Si desea mayor información o una entrevista sírvase contactar a María Brenes This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.

  

eMail: This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.
CONARE, Edificio Dr. Franklin Chang Díaz, 300 metros al norte del Parque de La Amistad, Pavas, San José, Costa Rica, Apdo. 1174-1200
Tel. (506) 2519-5845 / 25195860 - Fax: (506) 2290-5879 / 2296-5626