INFORMES PEN


Estado de la Nación

Estado de la Región

INFORMES PEN

ENmobileERmobileEEmobileECTImobileEJmobile

  • La Región genera crecientes empleos, pero no mejora la productividad de la fuerza laboral.
  • Guatemala, Honduras y Nicaragua presentan los más altos niveles de consumo energético de Centroamérica.

5 de setiembre 2012. La región centroamericana requiere lograr una utilización  más eficiente de los recursos energéticos y mejorar el nivel educativo de su fuerza de trabajo para incrementar su productividad y competitividad.


Los países del  Istmo muestran una alta dependencia de combustibles fósiles importados y presentan rezagos tecnológicos y culturales que debilitan el uso racional, eficiente y ambientalmente sostenible de la energía. Esta situación impide fortalecer los vínculos entre crecimiento económico y sostenibilidad ambiental.

Según el Proyecto Estado de la Región, los países centroamericanos necesitan más energía que los países Europeos/OCDE para producir. Actualmente, en Europa  se requiere cerca de un 25% menos de energía de la que se necesitaba en 1980 para producir US$1.000 de un bien o un servicio, mientras que en Centroamérica, los países más eficientes en el uso de la energía (Costa Rica y Panamá) apenas se acercan al indicador promedio de América Latina, una región estancada en esta materia.


Las cifras de la CEPAL muestran que durante la década del 2000 en casi todos los países de la región centroamericana no hubo mejoras sustantivas en este indicador, estos países consumen cantidades similares de energía para su producción o incluso han tendido a incrementar el índice en los últimos años, tal es el caso de Guatemala, El Salvador y Nicaragua en los años 2008-2009.

Para lograr avances importantes en la productividad, Alberto Mora, coordinador del Informe Estado de la Región,  considera que se requieren políticas públicas que incentiven cambios tecnológicos que permitan un  uso más eficiente de la energía.
 
“Es necesario impulsar acciones como la modernización del transporte público  y crear incentivos fiscales para favorecer la compra de equipos de bajo consumo de energía en la industria, los servicios y el sector público”, afirmó Mora.

Necesidad de generar empleos más calificados

Unido a la necesidad de implementar medidas en cuanto al uso eficiente de la energía, otro factor fundamental para optimizar la productividad consiste en elevar los niveles de calificación de la fuerza laboral. De acuerdo con los datos del Cuarto Informe Estado de la Región (2011), en Centroamérica cerca del 60% de la fuerza de trabajo posee como máximo nivel educativo la primaria completa o menos, lo cual es insuficiente para lograr mejoras en las oportunidades laborales de los trabajadores.
 
Aunque en todos los países de Centroamérica se incrementan los años promedio de educación conforme aumenta la edad (lo que evidencia rezagos generacionales en la cobertura educativa), la población en edad laboral (18-64 años) con mayor nivel educativo (18-34 años) no posee ni siquiera la secundaria completa.

De acuerdo con la CEPAL, la secundaria completa es el nivel educativo mínimo para que una persona pueda obtener un empleo de calidad, y tenga una menor probabilidad de reproducir el ciclo de la pobreza.

 

En el Istmo la situación de los países es poco satisfactoria, el número de habitantes que culmina la primaria completa es desalentador: en el 2008 en Guatemala, solo el 62,6% de los alumnos que ingresaron a primaria logró completarla , mientras que en Nicaragua apenas lo hace el 70,8%, en El Salvador el 76,1% y en Honduras el 79,2%.

De acuerdo con la CEPAL (2010), estos países ocupan las cuatro últimas posiciones entre dieciocho países latinoamericanos con respecto a la proporción de alumnos que comienzan el primer grado y llegan al último año de enseñanza primaria.

Para Alberto Mora, coordinador del Informe Estado de la Región, en la última década el crecimiento de los países centroamericanos se basó fundamentalmente en agregar cada vez mayor cantidad de población al mercado laboral, y no debido a mejoras en la productividad. Esto sucedió gracias a que los países están en un proceso de transición demográfica que implica flujos crecientes de población en edad laboral. Sin embargo, en las próximas décadas la población de 15 a 64 años tenderá a disminuir. En esas condiciones, el crecimiento tendrá que basarse en mejoras en la productividad.

“Además de fortalecer la cobertura en primaria y secundaria, se deben crear mecanismos para mejorar los niveles de calificación de la fuerza de trabajo, como la educación técnica, y generar más y mejores empleos mediante esfuerzos conjuntos entre el sector público y el privado”, aseguró el coordinador del informe.

Sin modificaciones en la formación y el nivel educativo de la fuerza de trabajo, las mejoras en la productividad serán  difíciles de alcanzar.

Si desea mayor información o una entrevista sírvase contactar a María Brenes This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.

 

  

eMail: This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.
CONARE, Edificio Dr. Franklin Chang Díaz, 300 metros al norte del Parque de La Amistad, Pavas, San José, Costa Rica, Apdo. 1174-1200
Tel. (506) 2519-5845 / 25195860 - Fax: (506) 2290-5879 / 2296-5626