INFORMES PEN


Estado de la Nación

Estado de la Región

INFORMES PEN

ENmobileERmobileEEmobileECTImobileEJmobile

Mujeres costarricenses continúan en desventaja laboral:
avances son lentos e insuficientes
 
Una mujer de 15 a 24 años tiene 4,9 veces más probabilidad de estar desempleada que un hombre adulto.

Población femenina entre 12 y 24 años que “ni estudia ni trabaja” tiene baja escolaridad promedio.

Las mujeres en Costa Rica son un grupo de la población que se encuentra en un difícil contexto de inserción laboral, muchas de ellas no continúan estudiando, ni se incorporan fácilmente al mercado de trabajo debido a las múltiples obligaciones familiares (son madres, están casadas, o en unión libre).

Un estudio sobre la población joven que ni estudia ni trabaja, conocidos como “nini”, realizado por Mazzei-Abbá para el Decimonoveno Informe Estado de la Nación, señala que dentro de los sectores de población en desventaja educativa y laboral se identifican dos perfiles con importante presencia de mujeres.

De acuerdo con Mazzei-Abbá (2013) un perfil se denomina “mujeres con responsabilidades”, el cual constituye el grupo más vulnerable socialmente. Son jóvenes con hijos que se dedican a los oficios domésticos de su hogar y presentan los promedios más bajos de escolaridad. La carga que sobrellevan a su corta edad limita sus opciones de acceder a empleos de calidad en el futuro, colocándolas en una difícil situación para insertarse en el mercado laboral.

El otro perfil se denomina “núcleo nini”, que concentra la mayor cantidad de jóvenes y en él predominan las mujeres. Este segmento es el más cercano al concepto usado tradicionalmente para definir a este grupo de personas: ni estudian, ni trabajan, ni desean hacerlo. La escasez de información impide un análisis más profundo de su situación. Poseen los patrones típicos de las personas excluidas del sistema educativo y laboral.

Para Antonella Mazzei Abbá, investigadora del Programa Estado de la Nación, las adolescentes y jóvenes “nini” que pertenecen al grupo de “mujeres con responsabilidades” son especialmente vulnerables porque cuentan con niveles de educación muy bajos y tienen la responsabilidad de los hijos y del hogar, lo que les impone una barrera para insertarse al mercado de trabajo.

“Si eventualmente ellas quisieran independizarse o integrarse al mercado laboral, las probabilidades de conseguir empleo y de calidad son muy bajas. Estas mujeres se encuentran en esta situación por diferentes causas, una de éstas y probablemente la más importante son los patrones culturales, que de hecho son más fuertes en la zona rural y es ahí donde hay mayor incidencia”, afirmó Mazzei Abbá.

El Decimonoveno Informe Estado de la Nación también señala que la población femenina se encuentra dentro de los grupos más propensos a estar en condición de desempleo.

Según la Encuesta Nacional de Hogares (Enaho), en 2012 la tasa de desempleo abierto fue de 7,8% y afectó especialmente a las mujeres (10,2%), las personas más pobres (20,5%), los jóvenes de 15 a 24 años (18,5%) y los habitantes de las regiones Chorotega (11,4%) y Pacífico Central (10,7%).

En el caso de las mujeres, las responsabilidades familiares afectan más el empleo, ya que razones como el embarazo y el matrimonio inciden en los puestos que se pierden. Dos de cada tres hombres desempleados habían estado en esa situación por menos de tres meses, en contraste con un período de entre tres y seis meses en el caso de las mujeres.

Además, tienen menos tiempo disponible para buscar trabajo, debido a las horas que dedican al trabajo no remunerado en el hogar. Una mujer desempleada destina al trabajo no remunerado una cantidad de tiempo sustancialmente mayor que los hombres desempleados: en promedio, dedican 27,5 horas a la semana a labores del hogar (11,6 más que los hombres) y 34,3 horas al cuido de los niños, ancianos o personas con discapacidad (18,2 más que los hombres).

El Decimonoveno Informe estimó los factores determinantes del desempleo en Costa Rica. Si se combinan el sexo y la edad, se amplían las brechas en contra de las mujeres. Por ejemplo, una mujer de 15 a 24 años tiene 4,9 veces más probabilidad de estar desempleada que un hombre adulto. Incluso las mujeres de 25 a 35 años tienen 3,1 veces más probabilidad de no tener trabajo que los hombres adultos.

Si desea mayor información o una entrevista sírvase contactar a María Brenes,  This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.

  

eMail: This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.
CONARE, Edificio Dr. Franklin Chang Díaz, 300 metros al norte del Parque de La Amistad, Pavas, San José, Costa Rica, Apdo. 1174-1200
Tel. (506) 2519-5845 / 25195860 - Fax: (506) 2290-5879 / 2296-5626